Revisión y mantenimiento del coche - Madrid carapp Talleres coches
revisión y mantenimiento del coche

Revisión y mantenimiento del coche, ¿por qué son importantes?

Te contamos cómo son y cuándo debes realizar las revisión y mantenimiento del coche.

¿Has oído hablar de la medicina preventiva? Es la gran tendencia en el cuidado de la salud. Consiste, básicamente, en adelantarse a la aparición de las enfermedades mediante actuaciones y consejos médicos. Así, se pueden evitar problemas o corregirlos antes de que vayan a más. De este modo, se ahorra sufrimiento a los ciudadanos y dinero invertido en tratamientos costosos. Algo parecido ocurre con las revisiones y mantenimientos de los vehículos.

Revisión y mantenimiento del coche, ¿por qué son importantes?

 

Controlar el estado del automóvil y ponerlo a punto también ofrece muchas ventajas. Las principales son tres: garantizar la seguridad-fiabilidad del vehículo, prolongar su vida útil y detectar a tiempo averías que pueden llegar a resultar muy costosas.

La revisión y mantenimiento del coche evitan averías, alargan la vida útil del vehículo y te ayudan a ahorrar.

 

Ahora bien, ¿en qué consisten esas operaciones?, ¿qué beneficios pueden aportar realmente?, ¿cuándo conviene acudir al taller para efectuarlas? Para aclarar estas cuestiones, vamos a diferenciar entre las revisiones preventivas y los mantenimientos periódicos. Dos tipos de intervenciones que pueden parecer similares, pero que tienen ciertas diferencias.

REVISIONES PREVENTIVAS

¿Qué son las revisiones preventivas?

Los chequeos preventivos en el vehículo sirven para asegurarte de que todo funciona perfectamente y que no corres el riesgo de sufrir una avería que te pueda poner en peligro. En este tipo de operaciones, el taller revisa distintos puntos del automóvil, como el funcionamiento de los frenos, de la iluminación, el estado del sistema de encendido, alternador, amortiguadores, neumáticos, niveles y otra serie de elementos, especialmente aquellos relacionados con la seguridad del vehículo. En general, el número de puntos de control oscila entre los 20 de las revisiones más básicas y los más de 100 en las más exhaustivas.

Te aconsejamos hacer una revisión de tu coche

Puedes hacer tu cita de inmediato en tu taller más cercano

MANTENIMIENTOS PERIÓDICOS

¿Qué es un mantenimiento periódico?

La revisión y mantenimiento del coche aveces necesitan recibir ciertas operaciones de mantenimiento cada cierto tiempo. En ellas, se suelen realizar un cambio de aceite y filtros, control y nivelado de fluidos como el líquido de frenos o el refrigerante y sustitución de los elementos de desgaste que corresponda por kilometraje o uso. El objetivo principal consiste en prolongar la vida útil del vehículo.

¿Cuándo realizar un mantenimiento periódico?

Estos mantenimientos se deben realizar al menos una vez al año. Ese es el intervalo máximo en el que se debe cambiar el aceite y su filtro correspondiente. El lubricante se degrada con el paso de los meses, por eso no se debe dejar más tiempo.

En función del uso y del tipo de vehículo, el cambio de aceite y filtro se realizará dentro de un cierto intervalo que fija el fabricante del automóvil. Por eso, es posible que se tenga que efectuar incluso antes de que pase un año. En los automóviles modernos, ese intervalo suele rondar los 20.000 km. Sin embargo, en los más antiguos se debe sustituir antes, sobre los 10.000 km.

Es muy importante sustituir los dos elementos cuando toca: el aceite en buen estado impide que distintos componentes metálicos del motor rocen entre sí y provoquen averías como el temido gripado, cuya reparación es tan costosa que suele ser sinónimo de enviar el coche al desguace. El filtro de aceite, por su parte, mantiene el lubricante limpio.

En cuanto al resto de los filtros, es recomendable cambiar una vez al año el del habitáculo, que te protege frente a contaminantes y alergenos, y revisar el del filtro del aire del motor, que ayuda a mantener un rendimiento óptimo del vehículo. El del combustible, que protege el sistema de inyección, se suele sustituir cada cuatro años o 60.000 km, aproximadamente.

Los mantenimientos periódicos incluyen una revisión preventiva como las mencionadas más arriba. Con ella, el taller se asegura de que ciertos elementos no se hayan desgastado antes de tiempo y, si lo han hecho, de que se cambian a tiempo. También comprenden la sustitución de componentes en función del kilometraje o su estado -como pueden ser la correa de distribución, la de accesorios o el termostato-, junto a la comprobación de circuitos y líquidos como el refrigerante, el de dirección o los de las transmisiones automáticas.

Ahora que se acerca el invierno, comienza ahora con una revisión y mantenimiento del coche ¿por qué no reservas una cita en el taller para revisar el estado de tu automóvil? Seguro que lo agradecerás.

Cuidar tu vehículo puede ahorrarte muchos problemas. Además de evitarte hacer frente a averías costosas que se podrían haber prevenido, mantendrás el valor de tu vehículo durante más tiempo e incluso evitarás que aumente su consumo de combustible. Por supuesto, también garantizarás tu seguridad y comodidad al conducir. Merece la pena dedicarle un poco de atención a una revisión y mantenimiento del coche.

Consejos relacionados que te recomendamos leer

  • La electricidad se puede considerar como uno de los grandes hallazgos de la humanidad. Está en todas partes: en los rayos que caen durante u

  • El motor de un coche es su corazón. Multitud de elementos y sistemas que han evolucionado y se han ido incorporando a lo largo de los años c

  • Cuidar el habitáculo del vehículo y limpiarlo periódicamente de manera adecuada nos ayudará a mantener su valor si algún día lo ponemos a la