Neumáticos para coches en Madrid - Consigue tu taller más cercano
Neumáticos coches Madrid - Consigue tu taller más cercano

Neumáticos para coches: el único contacto del vehículo con la carretera

Los neúmaticos para coches son fundamentales para la seguridad y el control al conducir.

Descubre cómo son los neumáticos para coches, qué funciones cumplen y por qué debes cuidarlos.

Forman parte fundamental del llamado triángulo de seguridad del vehículo y no es para menos. Los neumáticos para coches son el único punto de contacto que tiene un automóvil con el suelo. Sin embargo, no siempre les prestamos la atención adecuada. Los dejamos rodar kilómetros y kilómetros sin siquiera echarles un vistazo. Y no debería ser así.

Los neumáticos para coches son grandes desconocidos para muchos conductores. Ni siquiera se paran a pensar en ellos. La mayor parte de las veces esto ocurre simplemente por falta de información. ¿Sabías que circular con unos neumáticos a la presión correcta ahorra combustible? ¿Y que una cubierta desgastada multiplica las posibilidades de sufrir un accidente? Hay muchas razones por las que son importantes y merecen tu atención.

Funciones de los neumáticos para coches

Tal y como comentábamos al principio, los neumáticos forman parte del llamado triángulo de seguridad de un vehículo. Junto a los amortiguadores y los frenos, son los principales componentes que velan por ella.

Las funciones de un neumático para coche son variadas, más allá de mantener el contacto del vehículo con el suelo. En concreto, se encargan de soportar el peso del vehículo, de absorber impactos de la carretera junto a los amortiguadores y de evacuar el agua de la calzada cuando está mojada. Además, transmiten la tracción, junto a las fuerzas de par y de frenado a la superficie de la vía. También son los encargados de mantener y cambiar la dirección de la marcha que indicamos a través del sistema de dirección. Todas estas funciones se tienen en cuenta a la hora de diseñar las cubiertas. También a la hora de mantenerlas en perfecto estado de marcha.

Te aconsejamos hacer una revisión de tus neumáticos

Puedes hacer tu cita de inmediato en tu taller más cercano

Características de los neumáticos para coches

Para que un neumático desarrolle correctamente sus funciones, es fundamental que cumpla con una serie de requisitos. Debe ser adecuado al vehículo que lo monta, al uso que se le va a dar y también debe mantener ciertos requisitos de presión, equilibrio y profundidad de dibujo. Estas son algunas de sus características que conviene conocer:

Medidas

Una de las señas de identidad más importantes de los neumáticos son sus dimensiones. Nos indican si son adecuados para nuestro vehículo y son fáciles de encontrar: están inscritas en el flanco. Son esa serie de números y letras que suele acompañar a la marca de la cubierta.

Por ejemplo, si observamos en un neumático la inscripción “225/45R 17 95V”, se trata de un código que nos ofrece mucha información:

– 225: es la anchura del neumático en milímetros.

– 45: es la relación entre la altura del flanco y la anchura de sección del neumático en porcentaje. Cuanto más pequeña, más bajo será el flanco.

– R: es el tipo de neumático, significa que tiene una estructura radial. Es la más habitual hoy en día.

– 17: es la altura de la llanta en pulgadas.

– 95: es el índice de carga del neumático. Indica, en función de una tabla de conversión, cuál es el peso máximo que puede soportar.

– V: es el índice de velocidad, que expresa la velocidad máxima a la que el neumático puede soportar una carga con seguridad. También lo expresa en función de una tabla de conversión que, por lo general, va de la A (el más bajo) a la Y (el más elevado), con la única excepción de la H, que va entre la U y la V.

En el flanco del neumático puedes descubrir muchas otras cosas, como cuándo fue fabricado, si se trata de una cubierta de verano, invierno o todo tiempo, dónde se ha homologado… Siempre debes tener en cuenta que las medidas se correspondan con lo que indica el fabricante de tu vehículo y el uso que le vas a dar.

Presión

Otra de las características que permiten a los neumáticos cumplir correctamente su función es la presión de aire que llevan dentro. Es importante controlarla cada dos o tres semanas y siempre antes de realizar un viaje largo. Para ello, solo hay que acudir a una gasolinera con un manómetro y comprobar que la presión se encuentra dentro de lo indicado por el fabricante del vehículo, una información que se suele encontrar en la tapa del depósito de combustible o en el interior de las puertas delanteras.

Circular con unos neumáticos con una presión demasiado elevada provocará su desgaste prematuro y reducirá su adherencia. Si la presión es baja, aumentará el consumo de combustible, al incrementarse el rozamiento con la carretera. Además, el vehículo se volverá menos manejable y aumentará el riesgo de sufrir un reventón. Por eso conviene comprobarla de vez en cuando y adecuarla a las condiciones de carga del vehículo en cada momento.

Desgaste

El dibujo de la banda de rodadura del neumático es esencial para mantener la seguridad del vehículo. Gracias a él, la cubierta es capaz de evacuar agua y agarrarse a la carretera correctamente. De su profundidad dependerá que cumpla con estas funciones correctamente. Es decir: evitar problemas como el aquaplaning o frenar a tiempo ante un imprevisto dependen enormemente del estado de esos surcos.

La profundidad ideal de ese dibujo se sitúa entre los 8 y los 9 milímetros. Conviene estar alerta y vigilar bien los neumáticos cuando esa medida llega a los 4 milímetros. Si alcanza los 2 milímetros, es necesario sustituirlos urgentemente. El mínimo legal es de 1,6 milímetros, pero nunca es aconsejable alcanzarlo. Ya que compruebas la profundidad del dibujo, controla que las cubiertas no presenten cortes o deformaciones. También son síntomas de que debes cambiarlas cuanto antes.

Equilibrado

Un buen equilibrado de las ruedas es muy importante para prevenir averías. Esto se debe a que evita vibraciones que pueden transmitirse a otros elementos del vehículo como los amortiguadores, las llantas, la transmisión o la dirección.

Si notas que tu vehículo vibra entre los 90 y los 120 km/h, probablemente haya perdido el equilibrio en sus neumáticos. En estos casos, es importante que acudas al taller a que realicen un equilibrado.

Alineación

Otra característica que seguramente te sonará es la alineación de neumáticos. Mediante esta operación, el taller pondrá en paralelo tanto los ejes como las ruedas. Sirve para ajustar ángulos que se pueden haber torcido por culpa de bordillos, baches o badenes, entre otros.

Hay algunas señales que indican que el coche necesita un alineado de ruedas. Si notas que los neumáticos se desgastan de manera irregular, si te cuesta más girar el volante hacia una dirección o notas que él solo se dirige más hacia un lado, no lo dudes y visita tu taller.

¿A que los neumáticos de tu vehículo han dejado de ser simples ruedas para ti? Anímate a comprobar su estado y reserva cita en tu taller para cambiarlos si es necesario. Es tu seguridad la que está en juego.

Consejos relacionados que te recomendamos leer

  • La electricidad se puede considerar como uno de los grandes hallazgos de la humanidad. Está en todas partes: en los rayos que caen durante u

  • El motor de un coche es su corazón. Multitud de elementos y sistemas que han evolucionado y se han ido incorporando a lo largo de los años c

  • Cuidar el habitáculo del vehículo y limpiarlo periódicamente de manera adecuada nos ayudará a mantener su valor si algún día lo ponemos a la