Lunas del coche - Cómo cuidarlas - carapp Madrid
Lunas del coche - carapp Madrid

Lunas del coche: cómo cuidarlas para multiplicar tu seguridad al volante

Escobillas limpiaparabrisas, espejos y lunas del coche forman un tándem que te ayuda a ver correctamente al conducir.

Seguro que te suena la escena. Un coche con pinta de llevar aparcado meses en la calle y una gruesa capa de suciedad sobre sus lunas. Un mensaje poco respetuoso realizado sobre el parabrisas por algún gracioso recomienda a su propietario que lo lave. Ese consejo no es solo una burla: mantener limpio los espejos y lunas del coche es muy importante para la seguridad. Una tarea en la que las escobillas limpiaparabrisas tienen mucho que decir.

Sin embargo, antes de poner a trabajar a las escobillas, es necesario mantener las lunas del coche lejos de la suciedad. Limpiar periódicamente las lunas del coche es fundamental para garantizarte una correcta visión y, sobre todo, para asegurarte de que las escobillas realizarán su trabajo perfectamente cuando las necesites.

 

Así influyen las lunas del coche en la seguridad

Ya te hemos contado cómo la correcta visión de un conductor es fundamental en su capacidad de reacción al circular con su vehículo. En este aspecto influyen varios factores, como la propia capacidad visual del automovilista o el correcto funcionamiento del sistema de alumbrado del vehículo. A ellos hay que sumar el estado de los espejos y lunas del coche que le permiten percibir claramente lo que sucede fuera del automóvil.

Si estos elementos están sucios, rayados o no funcionan correctamente, la visión del conductor se puede ver comprometida. Por su parte, una pequeña grieta en el parabrisas, provocada por el impacto de una pequeña piedra, puede terminar en una luna inservible. Teniendo en cuenta que este elemento es uno de los que ayudan a evitar que el vehículo se aplaste en caso de accidente con vuelco, mantener su integridad es algo más que una cuestión de estética.

Consigue el taller de tu preferencia

Puedes hacer tu cita de inmediato en tu taller más cercano

Suciedad, lunas del coche y mal tiempo, una combinación peligrosa

La suciedad no solo entorpecerá la función de las escobillas limpiaparabrisas, sino que puede empeorar una situación de baja visibilidad como puede ser conducir bajo la lluvia.

Al accionar el sistema limpiaparabrisas durante un aguacero inesperado, nos podemos encontrar con que aparece ante nuestros ojos una capa de barro, fruto de la mezcla del polvo acumulado, las gotas de lluvia y la acción de las escobillas. Se trata de una situación muy peligrosa, que compromete seriamente la seguridad al volante.

También nos podemos encontrar con otros problemas si descuidamos este apartado tan importante del vehículo. Unas escobillas desgastadas no evacuarán correctamente el agua y, en estas circunstancias, también resultará peligroso conducir bajo la lluvia.

En el caso de los espejos y la luneta trasera, también deben facilitar la visión a la hora de realizar maniobras marcha atrás o vigilar el tráfico que circula por detrás del propio vehículo. Si cuentan con mecanismos calefactables para evitar empañamientos o acumulación de hielo, su correcto funcionamiento también aumentará nuestra seguridad al conducir.

 

Cómo mantener las lunas del coche en buen estado

Hay tres palabras mágicas que conviene tener en cuenta a la hora de prestar a las lunas, cristales y espejos del coche la atención que merecen: limpieza, reparación y sustitución.

El lavado periódico del vehículo, con especial atención a las lunas y los espejos, es la mejor estrategia que se puede seguir para evitar la acumulación de suciedad sobre estos elementos. De esta manera, las escobillas limpiaparabrisas podrán cumplir su función cuando las necesitemos, algo especialmente importante en esta época del año, en la que las condiciones meteorológicas empeoran. También evitaremos que rayen tanto el parabrisas como la luneta trasera al funcionar.

Por supuesto, las propias escobillas deben encontrarse en buen estado. Estos elementos se desgastan y agrietan con el tiempo, por lo que pierden eficacia. Conviene sustituir las escobillas al menos una vez al año y siempre que se detecten síntomas de desgaste como la aparición de rayas sobre el parabrisas al accionarlas. Si observas que más de tres de esas rayas permanecen fijas en el campo visual exterior o que aparece alguna permanente en el centro de la luna, ha llegado la hora de cambiarlas. También debes prestar atención al nivel del líquido lavaparabrisas y rellenarlo cuando sea necesario.

Reparar o sustituir las lunas del coche

Por último, es importante reparar o sustituir las lunas del coche en cuanto se observe la marca de algún impacto. Dejar pasar el tiempo no es una buena estrategia, ya que ese impacto puede terminar convirtiéndose en una gran grieta que comprometerá la seguridad del vehículo. Incluso podría provocar la rotura del parabrisas con el vehículo en marcha.

De hecho, las fisuras pequeñas o los impactos que no superan el tamaño de una moneda de dos euros habitualmente se pueden reparar en un taller especialista si están localizados en ciertas zonas del parabrisas. No ocurre lo mismo con los de mayor tamaño o los que aparecen en el campo de visión del conductor. Tampoco con los que surgen en las ventanillas y la luneta trasera. En estos casos, lo aconsejable es la sustitución completa de las lunas.

Conclusión

Mantener el vehículo limpio, prestar atención al sistema limpiaparabrisas y acudir al taller cuando aparezcan impactos en las lunas son tres hábitos que debes cultivar para aumentar tu seguridad al volante. Existen profesionales que te pueden ayudar con un lavado del coche profesional, así como con la reparación y mantenimiento del vehículo. ¿Qué te parece si reservas una cita con ellos ahora que se acerca el invierno? Tu coche lo agradecerá.

Consejos relacionados que te recomendamos leer

  • La electricidad se puede considerar como uno de los grandes hallazgos de la humanidad. Está en todas partes: en los rayos que caen durante u

  • El motor de un coche es su corazón. Multitud de elementos y sistemas que han evolucionado y se han ido incorporando a lo largo de los años c

  • Cuidar el habitáculo del vehículo y limpiarlo periódicamente de manera adecuada nos ayudará a mantener su valor si algún día lo ponemos a la